Publicado en

LOS NIÑOS NECESITAN MÁS TIEMPO DE JUEGO LIBRE

LOS NIÑOS NECESITAN MÁS TIEMPO DE JUEGO LIBRE EN SU RUTINA DIARIA

Los expertos insisten una y otra vez en el poder del juego en la vida de los niños y en guardar horas de “juego libre” que complementen la rutina de los niños y les permitan gozar de una infancia en plenitud.

Con la llegada de octubre y del horario normal del curso, con la aparición de las clases extraescolares, es importante que los padres reserven espacio y tiempo para que los niños puedan disfrutar de su actividad favorita, el juego, y descansar de las tareas dirigidas que durante todo el día están realizando tanto en la escuela como fuera de la misma.

Junto a este juego libre, en el que el menor escoge qué tipo de juego quiere desarrollar y en el que es importante que tenga un papel primordial el aire libre, los padres pueden diseñar un calendario que contemple momentos de juego en familia algún día a la semana, otorgándole así un status del que gozan otras actividades igualmente importantes para la infancia.

Así, se puede escoger una tarde para que sea la de juegos en familia y que todos sus miembros sepan que es una cita que no deben saltarse o programar competiciones los fines de semana al aire libre, para disfrutar juntos de actividades en el exterior.

Y es que, a pesar de la reconocida importancia del juego, los estudios señalan la recesión del tiempo de juego en la vida de los niños. Por ejemplo, al otro lado del charco, la Universidad de Michigan lanzó un estudio que destacaba la reducción de un 25% del tiempo de juego entre los niños de 6 a 8 años entre 1981 y 1997 (último año en que se hizo el estudio), con especial incidencia en el tiempo al aire libre y éstas cifras no han hecho sino ampliarse en las últimas décadas.

En nuestro país, las cifras no resultan mucho más esperanzadores. Actualmente, el Observatorio del Juego Infantil está  desarrollando una investigación que permita medir el nivel de juego en nuestro país y que verá la luz en 2018, pero se constata una disminución generalizada de los espacios, tiempos y recursos destinados al juego.

Fuente “Dale tiempo al juego”

Publicado en

Las cosas más pequeñas son las más grandes

Las cosas más pequeñas son las más grandes

Para los padres puede haber cosas que nos parezcan totalmente insignificantes pero que para nuestros hijos sean lo más grande y lo más importante que existe en ese momento. También es posible que existan gestos que para ti no signifiquen nada pero que para tus hijos sí tengan un significado mucho más profundo. En realidad, la vida está llena de pequeñas cosas que hay que aprender a disfrutar y valorar para poder continuar hacia adelante.

Las cosas más pequeñas son las más grandes

Para los niños lo más pequeño para ti puede ser lo que marque la diferencia en su corazón. Por ejemplo, si te dibuja y te regala ese papel con todo su amor, dale la importancia que realmente se merece… Ese dibujo, no importa si está mejor o peor dibujado, lo que realmente importa es todo el amor que tiene entre sus trazos, porque no hay cuadro más bonito en el planeta que el dibujo que le hace un hijo a su madre (o padre).

Lo mismo ocurre si tu hijo quiere explicarte algo y aún le falta capacidad para poder expresarse adecuadamente. No intentes acabar todas las frases por él o no restes importancia a lo que te está diciendo por tonterías que te parezcan. Para él, que está haciendo un esfuerzo importante para comunicarse contigo, quiere explicarte cosas que son grandes en su corazón. Por eso, escúchale con toda tu atención y presta tu amor más profundo a cada una de sus palabras

foto-padre-e-hijo

Pequeñas cosas para ti que son grandes para tus hijos
22 ejemplos de cosas pequeñas pero grandes para sus corazones

A continuación, te vamos a poner a modo de ejemplo un listado de esas pequeñas cosas que pueden serlo para ti, pero que en realidad, son grandes para tus hijos. Así, la próxima vez que te encuentres en la situación en que tus hijos quieran compartir contigo esas ‘cosas pequeñas’, podrás darte cuenta de la magnitud que realmente tienen.

Que te pongas el collar de macarrones que te hizo para irte a trabajar (aunque te lo quites al salir por la puerta)
Tener cosas que están ricas en la nevera para cuando un niño se siente triste (pero inculcando buenos hábitos alimenticios siempre)
Ir a dar un paseo en familia
Jugar con tus hijos de forma individual cada día
Poner notitas en el almuerzo de la escuela
Ser flexible ante las normas
Decir más veces ‘sí’ y menos ‘no’
Mostrar entusiasmo en las cosas que les gustan
Calmarle ante una rabieta
No reñirle siempre que ves su habitación desordenada
Hacer vídeollamadas con familiares cercanos
Permitir que abra su paraguas cuando tiene 4 años y no está lloviendo, porque también sirve para ‘hacer sombra con el sol’
Hacer manualiades juntos
Tener una mascota adoptada y darle todo el amor del mundo
Permitir que tus hijos se equivoquen pero estar a su lado para guiarles (sin hacer las cosas por ellos)
Permitir su espacio cuando llega de la escuela enfadado, pero hablar sobre lo que le ocurre en la hora de la cena
Tener rituales y tradiciones familiares, como los domingos de pizza nocturna o el paseo en bicicleta los jueves por la tarde
Pedirle a los hijos que te enseñen a hacer algo
Elogiarle cuando hace las cosas bien y acompañarle cuando tiene dificultades
Contarle cuentos por la noche
Permitir que escoja su propia ropa para vestir del armario
Disfrutar de las pequeñas cosas diarias desde el corazón: hacer dibujos juntos, echar salsa en los macarrones en forma de corazón, cocinar juntos, ver una peli abrazados… etc.
¿Cuáles son todas esas pequeñas cosas que en realidad son lo más grande que tienes en tu vida y con lo que realmente disfrutas al lado de tus hijos?

*FUENTE ETAPA INFANTIL.

Publicado en

“Si un niño no suda cuando juega, no se divierte”

Día de la creatividad e innovación: “Si un niño no suda cuando juega, no se divierte”

El juego debe despertar emociones, tener una dosis de dopamina. La creatividad no es solo una habilidad intelectual también está ahí cuando juega a ser bombero o a cocinar

Día de la creatividad e innovación
Tres niños juegan a construir. 

Este viernes, día 21 de abril, es el Día de la Creatividad, una jornada que comenzó en 2001 cuando el experto Marcy Seagal leyó en un periódico que esta habilidad estaba en crisis, y decidió crear junto a unos colegas el Día de la Creatividad, y parece que funcionó, ya que hasta el momento son 46 los países que participan en esta iniciativa, incluida España. El objetivo de esta jornada es fomentar las ideas originales para animar a pensar de manera diferente y el juego fomenta y cumple con el objetivo de que pensemos diferente, de que actuemos de forma distinta. Es algo fundamental para los niños y para sus padres.

PREGUNTA: ¿Cuál es la importancia del juego en los niños?

RESPUESTA: Es tan simple de entender como que un niño que no juega es un niño que no es optimista, que es aburrido, que está triste. No jugar, no divertirse, es un hándicap para los niños. El juego es algo vital.

 

P: En mundo que avanza tan deprisa, ¿cómo se innova en creatividad en el sector juguetero?

R: No es fácil innovar a la misma velocidad que avanza la tecnología. E innovar en juguetes no difiere de otros avances. En definitiva, la innovación va más de la mano de los hábitos actuales de la sociedad, de las costumbres, de las rutinas familiares. La pregunta es: ¿cuál es el uso actual que demandan los niños en los juguetes? Averiguamos la respuesta y adaptamos el juguete a sus necesidades.

P: ¿La innovación se refiere tan solo a la tecnología o también a tipos de juguetes más clásicos?

R: Sobre todo la innovación va de la mano de los gustos y costumbres. Por ejemplo, la pelota ha evolucionado de ser de piel, pasar a sintética, a que ahora, en este momento, los niños y niñas puedan jugar con un balón que les cuenta las patadas que dan y la longitud y distancia del chute. Esto es un ejemplo de innovación y adaptación a estos tiempos.

P: ¿Qué factores influyen en la renovación de los juguetes?

R: Influyen distintos aspectos como, por ejemplo, el avance en nuevos materiales, formas y colores. Tenemos, por ejemplo, ahora un sonajero ergonómico que se adapta tanto al paladar del pequeño como a su manita, hace unos años esto era inviable. La nueva investigación, nuestra investigación, nos permite que adaptemos los productos a las necesidades de la sociedad. Pero lo clásico sigue ahí, es importante. Tenemos juguetes de viejos materiales, como la madera, o tan de moda actualmente como es la silicona.

P: ¿Cómo es de importante el diseño del juguete?

R: El diseño lo es todo, es fundamental, y debe ir acorde con los nuevos tiempos. Por ejemplo ahora, los colores de actualidad, más enfocados al verano, de nuestra paleta son los ácidos, los fresquitos, como los turquesas y amarillos, que parezca que el niño estrena algo nuevo cada día, son colores divertidos y limpios. Y así, nos vamos adaptando.

P: ¿Cuáles son las principales cualidades qué debe tener un juguete para despertar la creatividad de los niños?

R: Nosotros somos de la creencia de que un juguete debe contener una dosis de dopamina. Esto significa que debe despertar las emociones, los sentimientos, que el niño que lo usa quiera jugar. Hay una creencia muy extendida, que apoyo, que si un niño no suda no se divierte, y es el objetivo que pretendemos conseguir en Imaginarium. La creatividad no es solo una habilidad intelectual relacionada con el arte, la creatividad también está cuando nuestro hijo juega a ser bombero o policía, cuando cocina, cuando hace el rol de madre o padre.

P: ¿Qué juguetes recomendaría a los padres para estimular la creatividad de sus pequeños?

R: Recomendaría todo juguete que permita que los padres jueguen con los niños, que les dejen compartir ese tiempo de calidad que les queda para que jueguen con ellos de una forma divertida. Para que comprendan lo que les gusta o no a sus hijos. Es verdad que muchas veces estamos cansados y nos cuesta jugar con ellos, por los conocidos problemas de conciliación y falta de tiempo, pero hay que recordar que el descanso también significa cambiar de actividad. Y divertirse, disfrutar, es una muy buena opción para despertar la creatividad de toda la familia.

Fuente: Ediciones El País S.L.

Publicado en

NIÑOS Y RUIDO

ninos-y-ruido

Niños y ruido

Un niño feliz es ruidoso, inquieto, alegre y revoltoso. Aunque no nos guste, debemos entender que los peques no paren quietos y muchas veces pongan a prueba nuestros nervios. Están en edad de descubrir y experimentar, y esto hace ruido, pero no deberíamos cortarles.

Muchas veces, sin darnos cuenta, los adultos nos comportamos con nerviosismo y miramos desafiantes a los padres de niños ruidosos en espacios públicos como restaurantes, hoteles, aviones, etc.  Debemos ser más empáticos y respetuosos con estos padres, que tratan de calmar a sus pequeños para que dejen de “molestar”.

No debemos olvidar lo que es la infancia, y esa curiosidad que sentíamos por un mundo que no conocíamos y que nos ofrecía infinidad de sensaciones y experiencias. Los más pequeños desean conocerlo todo, experimentar, sentir, reír, aprender, equivocarse…si les obligamos a callar, a no llorar, a hablar bajito y a no moverse de la silla, les estaremos convirtiendo en niños temerosos que no se atreverán a descubrir ni explorar.

Como apuntan en el artículo de la revista argentina naxio.com, quizá hoy en día se ha extendido lo que ellos llaman “niñofobia” con ofertas de ocio concretas sólo para adultos en restaurantes y hoteles. Alejados del “ruido” de la infancia, muchos adultos olvidan que el llanto de un niño pequeño es su única forma de expresarse, que su risa es síntoma de felicidad,  y que hay niños más tranquilos y otros más inquietos, y sobre todo, que la infancia es ruidosa por naturaleza.

Un niño feliz es un niño que corre, que grita, que llama nuestra atención

Los niños desean tocarlo todo, experimentar, sentir, reír, aprender… Si les obligamos a callar, a no llorar, a hablar bajito y a no moverse de la silla, lo que tendremos en realidad son criaturas temerosas que no se atreverán a explorar.

Los llantos se atienden, no se censuran ni tampoco se obvian. Si un niño quiere tocar algo lo protegeremos de que no se haga daño, pero es necesario fomentar su conducta de exploración, de curiosidad, de interacción con su medio.

La infancia es ruidosa por naturaleza. No hace falta más que pasar por una guardería o un centro de primaria a la hora del recreo para recordar lo que es ser niño.

Tiempo tendrán de crecer y de guardar silencio, de quedarse quietos en los asientos de un avión, sin molestar.

Mientras, respetemos a sus progenitores en su tarea de educar y seamos más empáticos con los niños.

Publicado en

IMPORTANCIA DEL JUEGO EN LOS PEQUEÑOS.

¿Cómo influye la pérdida de tiempo de juego en los más pequeños?

Hoy en día, desde que son muy pequeños, los padres tendemos a intentar fomentar el aprendizaje y la inteligentica de nuestros hijos. Clases extraescolares, idiomas, baile…..leer, escribir….intentamos que nuestros peques estén preparados para la entrada en Educación Infantil, y aunque muchas veces conseguimos que, efectivamente, estén mejor preparados académicamente, olvidamos aspectos sociales que pueden aprender a través del juego, como la empatía, la sociabilidad, etc.

Según una investigación realizada por la pediatra de terapia ocupacional estadounidense Angela Hanscom “mientras los padres tratamos de que nuestros niños aprendan, estamos reduciendo su tiempo de juego, lo que les priva de otro tipo de aprendizajes necesarios”

Los resultados de esta investigación, publicados en The Washington Post, destacan que los niños en edad preescolar necesitan tiempo libre para el juego diario con el objetivo no sólo de fortalecer sus mentes, sino también sus cuerpos. Y este juego es mejor que se practique al aire libre, donde los pequeños deben activar los cinco sentidos para superar los retos que les plantea cada juego.

Los preescolares que no han disfrutado de experiencias suficientes de juego empezarán sus estudios con desventajas respecto a los niños que han experimentado y aprendido a través del juego. Los niños que han jugado menos tienden a ser más patosos, tienen dificultades para prestar atención y controlar sus emociones, tienen menos recursos para solucionar problemas y muestran dificultades para las interacciones sociales.

¿Qué debemos hacer los adultos entonces? Según Hanscom, debemos tratar de arreglar y prevenir estos problemas. Ofreciendo a los niños oportunidades de juego libre cada día no necesitaremos ejercicios ni técnicas especiales para su educación, ellos aprenderán estas aptitudes a través del juego.

Los niños sólo necesitan el tiempo, el espacio y el permiso para ser niños.

Fuente: daletiempoaljuego.com

Publicado en

¿ Como calmas a tus hijos ?

Quienes tienen la fortuna de ser padres, seguramente saben lo complicado y también desesperante que puede llegar a ser el tener que calmar a un niño cuando éste se encuentra enojado, llorando o haciendo berrinche. La mayoría no está seguro de lo que en realidad desean o simplemente no se toman el tiempo de averiguarlo y lo que más fácil se les hace es darles algo para que se entretengan y dejen ese comportamiento desquiciante.

Un juguete o incluso una golosina parecen ser buenas opciones, sin embargo, ¿qué pasa con aquellos padres que optan por prestarles el smartphones o la Tablet?  Para aquellos padres que piensan que el darles un aparato electrónico es la solución, les tengo una simple sugerencia: ¡dejen de hacerlo inmediatamente!

Un grupo de investigadores han hecho un estudio sobre esta acción y han determinado que sin darse cuenta los padres están afectando gravemente el desarrollo de personalidad de sus hijos.

Ser padres nunca será fácil pero sería bueno practicar más la paternidad y estrechar lazos con ellos, no alejarlos con esas acciones que a la larga con su práctica podría causar un daño irreversible en ellos.

Desafortunadamente, cada vez son más los padres que recurren a esta ¨solución¨ cuando ya no saben qué hacer con la actitud de sus hijos. Fácilmente se rinden y no optan por la opción de tratar de tranquilizarlos, hablar con ellos o consolarlos, simplemente se inclinan por la ¨salida fácil¨. Sin embargo ignoran que este acto de rendición sólo traerá consecuencias que no están visualizando hoy.

JAMA Pediatrics reveló un estudio en donde se centraban en este tema, relata que lo más habitual para los papás es relajar/calmar a los pequeños usando el televisor, un smartphones, ordenadores o tablets y todo se deduce a que en realidad tienen muy poco control sobre ellos y no saben de qué manera lidiar con el temperamento energético de éstos.

La doctora de la Universidad de Boston y autora de dicho estudio Jenny Radesky, reveló haber advertido muchas veces a los padres que esta acción está mal, porque además de truncar el desarrollo de la personalidad, también están afectando el desarrollo del lenguaje, ya que el niño pasa más tiempo jugando con aparatos que interactuando con personas.

Hay personas que contrastan esta versión diciendo que el uso de smartphones y tablets ayuda a los niños a hablar y mejorar su vocabulario, sin embargo, Radesky contratacó argumentando lo siguiente: ¨si estos dispositivos se convierten en un método habitual para calmar y distraer a los niños, ¿ellos serán capaces de desarrollar sus propios mecanismos de autorregulación?¨ definitivamente el querer ¨distraer¨ a los niños que se aburren o lloran con un  aparato, les impide poder generar su propia forma personal de entretenimiento.

No obstante y pese a contradicciones, la doctora Radesky señaló que el abuso de estos dispositivos durante la infancia, podrían interferir con su desarrollo de la empatía, sus habilidades sociales y de resolver los problemas, que generalmente se obtienen de la exploración, los juegos no estructurados y la interacción con amigos.

Así podemos determinar que el dar un aparato electrónico a nuestros hijos para tranquilizarlos, definitivamente no es la mejor opción, el que se tranquilicen depende de ti y de sus capacidades. La mejor opción es tratar de calmarlos a través de las palabras, escucharlos y atenderlos, ya que estos a su vez mejorarán sus ansiedades y aprenderán a controlarse poco a poco. Tal vez tomará tiempo, pero ningún camino es fácil cuando realmente vale la pena.

Publicado en

JUGAR EN VERANO

JUGAR EN VERANO

El verano es la estación favorita de los niños. Con las vacaciones escolares y con el buen tiempo, padres y niños se animan a salir a la calle y disfrutar del aire libre. No falta quien se apunta a algún campamento de verano o pasa las vacaciones en la playa o en el campo.

Si hay algo que deben hacer los niños en verano es jugar. La diversión es uno de esos Derechos del niño del que no estamos dispuestos a privarles y mucho menos en la temporada estival. Y la posibilidad de juegos para niños en verano es casi casi infinita.

Juegos para niños en verano

Niños juegan a correr con cometa

El verano es la época ideal para que los niños disfruten jugando fuera de casa. El agua puede ser uno de los protagonistas de este verano para tus niños si vais a la playa o acudís regularmente a la piscina. Deja que los niños se diviertan nadando, pero recuerda tenerlos vigilados en todo momento por su seguridad.

Puede que vuestra familia sea más de montaña que de playa, algo que también se puede aprovechar en verano para jugar en medio de la naturaleza, respetando el medio ambiente y descubriendo la fauna y la flora del lugar. Y si tenéis que quedaros en la ciudad este verano, no pasa nada. Hay un montón de actividades en familia y de juegos al aire libre de loo que pueden disfrutar los más urbanitas.

5 juegos para los niños en verano

Tenemos algunas ideas de juegos para niños en verano, aunque las posibilidades de jugar al aire libre son ilimitadas si sabemos aprovechar los recursos de la naturaleza en verano.

1. Gymkanas. Este tipo de juego reúne a muchos niños en un lugar que puede ser más amplio o más reducido. Las gymkanas pueden ser temáticas y aprovechar para disfrazar a los niños, también pueden ser culturales y pasar una tarde super divertida y provechosa.

2. Piñata de globos de agua. Una salida al campo o un jardín amplio es suficiente para que los niños pasen una jornada veraniega llena de risas y emoción jugando con una piñata de globos de agua. Así los niños se mantienen activos, se divierten y se refrescan del calor del verano.

3. Encestar pelotas. Este juego de verano requiere algunos cubos pequeños colgados de los árboles y pequeñas pelotas de goma para encestar desde cierta distancia. Se adapta a todas las edades dependiendo del tamaño de las pelotas y de la distancia.

4. Bolos. Tanto a niños como a mayores les encanta jugar a los bolos y es un juego ideal para hacerlo al aire libre y de forma casera. Con unas pelotas de ping pong y unas botellas de agua vacías los niños podrás disfrutar de su propia bolera durante todo el verano.

5. Carreras de vasos de agua. Si algo gusta a los niños en verano es jugar con el agua. Se pueden organizar carreras de vasos de agua en la que el propósito es llegar el primero a la meta sin derramar el agua. Es un juego super divertido en el que los niños se mantienen activos haciendo ejercicio físico.

Publicado en

COMO ENSEÑAR A LOS NIÑOS A ORDENAR.

niños ordenar

Cómo enseñar a los niños a ordenar

Se acercan las vacaciones escolares y los peques van a disfrutar de más tiempo para jugar y estar en casa…pero también tendrán más tiempo para desordenar. Por ello hoy queremos dejarte una serie de consejos que puedes empezar a seguir para crear una rutina en los peques de cara las vacaciones en las que dediquen al menos 5 minutos al día a ordenar sus juguetes y habitación.

Para ello es fundamental que tengan un espacio destinado a los juguetes, de esta forma sabrán dónde deber guardarlos y dónde podrán acceder a ellos. Muchas veces, si guardamos los juguetes en lugares diferentes, podemos darles la sensación de desorden, mientras que si destinamos un espacio único para el almacenado de juguetes los peques poco a poco irán tomando consciencia de la percepción de orden.

Durante los primeros días, es muy importante que los papás les ayudemos a recoger, para que vean que también nosotros realizamos este tipo de tareas y que si nos ayudan, o las hacen ellos mismos, estarán realizando tareas de “mayores”.

Para hacer más divertida esta tarea, podemos inventar algún juego como una carrera a ver si recogemos en menos tiempo, u ordenar los juguetes por colores, primero guardando los de un color y luego los de otro…

Y también podemos proponerles una recompensa por hacer bien su tarea, como jugar con ellos a su juego favorito una vez terminemos de recoger.

Siguiendo estos pequeños consejos crear una rutina en los peques será fácil y divertido, ¿lo probamos?

Publicado en

Método Kaizen o “regla del minuto”

280416 pereza

Método Kaizen o “regla del minuto”

¿Por qué son tan perezosos los niños? ¿Por qué parece que algunos tardan una eternidad en hacer cualquier cosa que les pedimos? ¿Estáis cansados de dar gritos tras vuestros peques para que ordenen sus juguetes, se vistan, laven o recojan? ¿Qué podemos hacer los papás?

Desde Japón llega una nueva técnica que nos permite luchar contra la pereza infantil, conocida como la regla del minuto. Además, se puede aplicar tanto a niños como a adultos.

¿Y en qué consiste esta nueva técnica? La clave está en destinar un minuto (sólo un minuto) a realizar la tarea que más le cuesta a nuestro peque. Siempre se debe realizar a la misma hora. ¿Quién no puede realizar una tarea durante un minuto?

Un pequeño paso, es el comienzo de un gran camino, y poco a poco los peques irán interiorizando esta tarea de forma que poco a poco podemos ir aumentando el tiempo a 5 o 10 minutos, y los peques realizarán esa tarea sin importarles.

El método Kaizen es un método de adaptación a lo que no nos gusta, y para ayudarnos en esta tarea sería recomendable contar con un reloj que marcase nuestros tiempos en las tareas.

Recuerda siempre que para los niños algunas tareas pueden resultar complicadas por lo que no quieran realizarlas, por ello debes encontrar la forma de motivarle, como a través del juego. El juego y la imaginación pueden hacer que tareas tediosas se conviertan en algo divertido.

Fuente: Guiainfantil.com